Escuela de Arquitectura - UAH - Noticias
Foto1

¿TRANSFORMARÁ LA PANDEMIA COVID-19 NUESTRO HÁBITAT URBANO?

 

Rosa Cervera, Catedrática Arquitectura, Universidad de Alcalá


La peste negra de mediados del siglo XIV llegó a Europa desde Asia en los barcos que realizaban las rutas comerciales. Según se cree, entró por el puerto de Mesina (Italia), alcanzando una extensión multinacional y multicontinental. La devastación demográfica que produjo en Europa conllevó grandes cambios sociales y productivos. Disminuyó la agricultura por falta de mano de obra e incrementó la movilidad social y la innovación. Según algunos estudiosos, la peste bubónica o negra contribuyó al final del sistema feudal de la Edad Media y al inicio del Renacimiento y de la Edad Moderna.

Las epidemias de la primera mitad del XIX, especialmente la del cólera asiático que invadió Europa a partir de 1830 causando gran mortandad, dieron lugar a una sociedad en la que la higiene se convirtió en esencial. Las investigaciones de los médicos y científicos coincidían en que las condiciones insalubres en las que vivía gran parte de la población eran, junto con la desnutrición, causa directa de las enfermedades. Las epidemias, que nacían en las zonas hacinadas y deprimidas, afectaban por igual a ricos y pobres y no conocían ni de barrios ni de posición social.  Novelistas como Charles Dickens o artistas como Gustave Doré nos dejan evidencia de la pésima calidad de vida en arrabales y centros urbanos de Londres y París. El higienismo sentó el germen de un nuevo modelo de ciudad que ha imperado desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad. La congestión urbana por el éxodo rural a las ciudades, la miseria de importantes capas de población, la falta de agua potable y la carencia de sistemas de evacuación de aguas negras, fueron, entre otras causas, el detonante para la urgente y necesaria renovación de centros urbanos y la planificación de nuevas áreas de ensanche. El nuevo urbanismo, sanador e higienista, se basó en el sol y la ventilación, optó por calles rectilíneas y amplias frente a las callejas laberínticas y estrechas, por la mejora de las infraestructuras urbanas -especialmente las referidas a las aguas, como por ejemplo la red del Canal de Isabel II-, por la incorporación de espacios verdes -recordemos la moda de bulevares arbolados y de grandes parques públicos como lugares notables para la sociedad-, por la ordenación de la venta de alimentos -con la aparición de los mercados y la regulación del comercio de productos-, por la segregación y alejamiento del centro de las industrias, mataderos y cementerios, etc.

Podéis continuar la lectura en el blog de la Escuela, en la siguiente entrada:http://https://earquah.blogspot.com/2020/04/transformara-la-pandemia-covid-19.html

 

Escuela de Arquitectura